Conecta con nosotros

Cultura

Responso por Dionisio Hernández Ramos

Publicado hace

el

Hace justamente tres años el poeta Gululush se adelantó para prepararnos el recibimiento por mejores rumbos. Para él son estas líneas escritas tres días después de su viaje.

Como jaculatoria asomó la nota
Como breve niebla envuelta en el silencio
Dolorosa música al saberme muerto
calladamente muerto

DHR
Enjuto, vestido con su piel morena, con unas cuantas canas brillando entre su rizada pelambre, Dionisio exhibió una fresca sonrisa cuando Macario Matus nos presentó, treinta y dos años atrás, apenas terminando una sesión del taller de poesía (así se llamaba) que habíamos tenido por dos horas una tarde veraniega, alrededor de una mesa, frente al espacio que entonces ocupaba la dirección de aquella Casa de cultura que vivió sus mejores años precisamente de la mano del buen Macario (Mezcalario, le llamaría Ulises Torrentera).

Mi escuálida memoria no recuerda bien a bien si nos encaminamos a algún refrescante lugar o sólo nos saludamos para enseguida despedirnos. El de la voz acababa de llegar de la entonces aún región más transparente del aire, cargado de inocencia, pero con muchas ganas de no sabía qué.

Anuncio

Cuando agosto pasó a mejor vida, ya habíamos trabado amistad con Macario y Dionisio. Iniciaban nuestras visitas a la legendaria Flor de Cheguigo, de la no menos legendaria Pánfila, quien ya nomás vigilaba el movimiento de clientes, botanas e ingresos; era Alejandro, su pareja, el que se afanaba entre las mesas, destapando caguamas, escanciando mezcal en pequeños vasos de vidrio y sirviendo cacahuates, manitas de puerco a la vinagreta y un frito del mismo animal, que era el sello de la casa y señal de que no habría más botana.

Me parece que por entonces ya había pasado la célebre cosecha de sandías, que permitió a Dionisio darse una gran vida por algunos meses. Poeta y campesino, como la obertura de Von Suppé, tuvo aquella temporada las condiciones supremas para alzarse con carretadas del sabroso fruto que, luego de ser vendidos, dieron para instalarse en una habitación del Hotel Marqués del Valle, en pleno centro de Oaxaca.

Cuenta la leyenda que el hombre cargaba en su morral fajos de billetes, producto de la venta, con los cuales iba pagando el diario condumio y los envites a las amistades, que por esos meses florecieron por racimos… hasta que la fortuna se acabó, los amigos se retiraron a mejores lugares y el letrado campesino dejó su cuarto, compró boleto y partió de regreso al Istmo. Me parece que luego de aquella feliz temporada Dionisio se instaló –por muchos años- en Juchitán.

Por las mañanas escribía, según me contó en una oportunidad que le visité en su cueva de la avenida Hidalgo. Lo hacía en manuscritos, para luego pasarlos en limpio, tecleando en una su Olivetti, pequeña como él. Hacia la una de la tarde, se sumaba al coro de feligreses que esperaban la hora mágica en que Macario cerraba su oficina, y todos nos encaminábamos a La flor, donde alzábamos nuestra alegría de vivir por espacio de tres horas. A las cinco terminaba el encanto.

En esa misma temporada, Macario le publicó Fuego de un mismo árbol, con una portada en color anaranjado, a tono con el título de ese conjunto de poemas que él leía pausadamente: “ellas traen dólar, ellas traen dolor”, decía en uno de los textos, acaso acuciado por los recuerdos de su María Adams.
Para el verano siguiente, con José Alfredo Escobar y no recuerdo cuántos más, nos fuimos a Ometepec, Guerrero, para encontrarnos con bardos y bardas de aquel estado. Lo de las bardas, por supuesto, es en referencia al miadero constante en que nos mantuvieron los litros de fermento bebidos allá, merced a las magníficas atenciones recibidas.

Anuncio

Vinieron otros libros: El niño que come luna, El sueño de la batanda, Soledad en sitio, Las variantes de mi voz; algunos de ellos publicados con la generosidad de Miguel Ángel Cortés, quien le brindó incluso refugio y apoyo por un cierto periodo, hasta que los excesos etílicos del poeta provocaron el fin de la hospitalidad.
Solía hablar de su magnífica relación con Héctor Anuar Mafud (a la sazón Secretario de gobierno en Oaxaca), con Emmanuel Toledo Medina (Director del Instituto de Cultura Oaxaqueña –creo que así se llamaba tal entidad por ese tiempo), quienes lo refaccionaban eventualmente.

Mientras vivía en Juchitán, se le veía caminar por nuestras calles con un delgado cordel anudado al cuello, del cual pendía una llave; era su treta para no extraviar el adminículo con el que abriría –casi a tientas, a oscuras, borrosamente- la puerta de su hospedaje, ya en Hidalgo, ya en Morelos, ya en Cheguigo.

Dueño de un excelente ritmo en la escritura, Dionisio plasmaba en frescos versos los avatares de su vida, amores y desamores. Pero acaso lo mejor de su producción esté en El niño que come luna y en El sueño de la batanda, en los cuales recoge los altos frutos de las leyendas, de la tradición oral de su pueblo, de la tierra del zanate de oro, del Rey Gululush.

Hará cosa de tres o cuatro años que me dijera mi joven amigo Gerardo Valdivieso: Creo que Dionisio está perdiendo la memoria, lo vi esta mañana, lo saludé y no me reconoció; soy fulano, hijo de fulano; sonrió, pero en esa sonrisa iba su desmemoria.

Poco tiempo después, sabedores de su creciente olvido por las cosas terrenas, familiares suyos vinieron por él, se lo llevaron a Salina Cruz. Un mediodía me encontré al ingeniero Maradona en un lavado de autos; comentó que había ido a visitarlo, refrendó el estado de la memoria extraviada en que habitaba el poeta.
El martes uno de agosto, tres días después de haber cumplido setenta años, Dionisio partió a mejores campos, a encontrarse con Macario, con el músico Hebert Rasgado, con el maestro Enedino Jiménez, con Alejandro Cruz, hermano poeta que el próximo septiembre cumplirá treinta años de haber sido asesinado.
Guárdanos un lugar en esa mesa, Dionisio, reconstruiremos por allá La flor de Cheguigo, sin duda.

Anuncio

Santa María Xadani

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

Cuentos y dichos del niño y el adulto zapoteca espinaleño

Publicado hace

el

Profesor Luis Castillejos Fuentes / Libro El Espinal: génesis, historia y tradición / Foto: Internet

El terror a la muerte es la base del animismo primitivo de los zapotecas y los niños de antaño, mezcla resultante en alguna forma de este grupo étnico, traen consigo esta mentalidad que tiende a manifestarse en su vida cotidiana. La oscuridad de la noche era propicia para que, sentados sobre un pequeño montículo de arena fresca de río, la chamacada contara historias  sobre fantasmas: “Guenda ruchibi”. Unas veces las oían en voz de los “viejos”, otras de  algún niño que con buena memoria se las transmitía. Se hablaba del bidxaa, espíritu de alguien que se creencia le atribuye madad, que se hace presente o no, deambula en lo oscuro provocando ruidos y gritos extraños imitando la expresión gutural de algún animal. El “sombrerote,” personaje vestido elegantemente y “con mucha plata” para ofrecerla al incauto que cae en su seducción y dominio, convertirlo en su vasallo y llevarlo a vivir lejos, en la cumbre de una montaña o en alguna cueva para en un momento dado hacer el “mal” a otros, pues supónese que tiene pacto con el diablo, binidxaba. Se Cuenta también la historia de “la llorona”, mujer vestida de una blanca y sudada manta que gime desgarradoramente, ya que de esta forma expresa que su alma en pena vaga hasta que algo pendiente que ella dejó en el mundo de los vivos se vea realizado. Todos, “entes” imaginarios, pero eso sí con la creencia de ser portadores del mal y en la charla se da como si lo que se expone fuera una realidad, que aunque provoque miedo,  se torna, interesante para la mente infantil.

En el ambiente de pueblo, todo mundo se conoce, se respeta y se saluda. Y no falta alguien peculiar en su modo de ser, que lo hace distinto del otro, ya sea por poseer  congénito o adquirido algún vicio, cualidad, virtud, etc., sea por defecto físico o por algún hábito fuera de lo común que despierta curiosidad, gracia, burla, admiración y risa en niños y adultos. Este tipo de personaje se hace “relevante”, queda su dicho y su hecho para el comentario grato: Tá Llanque Castillejos “Chiquito”, empedernido tomador de mezcal, su saludo es un grito desgarrado y su gracia colocar un cigarrillo de hojas sobre sus pobladísimas cejas y exhibirse, “zou náa la o zahua lii” ese era su dicho habitual,  José “Huipa” ex-soldado de leva en la revolución, donde alcanzó el grado de cabo, traumado por lo que sufrió en sus andanzas y de mal comer en la brega, después de ingerir “anisado” marchaba solo por las calles haciendo ademanes con saludo militar. Genaro Clímaco, Naro Lele por sus largas extremidades inferiores, semejando al alcaraván, con unas copas que impactaban su cerebro le daba por filosofar: “si tu mal no tiene remedio, porqué sufres y si tu mal tiene remedio también porqué sufres” solía decir con cierta visión premonitoria hacia lo que en la vida es bueno o es malo. Ta Rafé Lluvi, músico por afición y por su adicción al “trago” ya no lo contrataban, de un instinto vivaz, con un papel u hoja verde de lambimbo sobre un peine, de su ronco pecho entonaba melodías para que algún parroquiano le obsequiara una copa y después a su “banquete” que era residuo de tortilla y sobras de comida que con los cerdos compartía en una canoa de madera. Y Tá Rafé aguantó más de un siglo a pesar de esa “vida”. Erasmo Toledo perspicaz y agudo charlador, su plática amena y entretenida despertaba interés y sus frases quedan: Naa Tá Llamo. Xi tal xa llac, le dice un amigo a otro, zaquezi naa marínu. ¿Cómo estás? es la pregunta y la respuesta, es “como siempre”, aunque hayan pasado varios años, hasta los 81, que ya pesaban sobre el cuerpo de Beto Marinu y que por lo mismo no podía conservarse igual, y tiempo después fue hallado muerto en un basurero.

 En las fiestas patrias, la noche del grito y el desfile obligado del l6 de septiembre, con la tabla calisténica organizada por el profesor Bruno Escobar Fuentes, acto muy concurrido porque era de regocijo para la gente del pueblo. Era especie de fiesta popular. Al terminar  el acto literario y el presidente municipal en turno de dar “el grito”, la concurrencia abandonaba el escenario. Quedaban algunos, ya “encopetados”, que a la voz de tribuna libre arengaban a la multitud: Ta Queño Cueto ngüí, Pedro Ché Vale, José “Huipa” y otros, lo hacían habitualmente, sus dichos incoherentes y burlones sobre algún hecho que la autoridad hacía mal, provocaba risas entre los espectadores para luego abandonar el lugar hasta el amanecer.      

Allá por los años cuarenta, antes de abrirse la carretera internacional, mercaderes oaxaqueños, “vallistos”, pasaban por Espinal, estancia de descanso después de un largo peregrinar. Cargaban sobre sus espaldas gruesas y pesadas pacas de pescado seco de san Mateo del Mar para llevar a Oaxaca. Tenían que cruzar en el trayecto la sierra de Guevea y Escuintepec y bajar a Mitla. En algún corredor de casa grande, estancia descansaban y los niños por curiosidad se asomaban y los rodeaban para hacerles picardía, robar algo de su mercancía mientras dormían y reírse de su indumentaria y de su menudo pero macizo cuerpo, al mismo tiempo, admirar su resistencia.

Anuncio

El apodo para diferenciar al común ciudadano o simplemente para distinguirlo de otro, es de uso común  en los pueblos zapotecas, Al sustantivo se le acompaña con un adjetivo para la fácil identificación: así se dice de Luis “nanchi”, Luis “niño”, Luis “valor”, Luis “guitu”, de José; ché “cuachi”, ché “benda”, ché “bachana”, ché “tita”, ché “huabi”, ché “mistu”, de Antonio; Toño “morral”, Toño “músico”, Toño “neta”, Toño “llúu”, etc.

Continuar leyendo

Cultura

Ganadores del Primer Concurso de Composición de la Canción Oaxaqueña 2024 «Canto de mi tierra»

Publicado hace

el

La redacción

Oaxaca de Juárez, Oax.-(Cortamortaja) 15 de junio de 2024.- La Secretaría de las Culturas y Artes premió a los ganadores de la fase regional del Primer Concurso de Composición de la Canción Oaxaqueña 2024 “Canto de mi tierra”. El evento se llevó a cabo en el auditorio del Tecnológico del Istmo este sábado, donde compositores de la región del istmo mostraron lo mejor de su talento musical.

Ganadores:

  1. Ricardo Amadeus Morquecho Toledo de Juchitán, con la canción “Oaxaqueño soy” (Primer Lugar).
  2. Amilkar Jiménez Juan de San Juan Guichicovi, con la canción “Oaxaca” (Segundo Lugar).
  3. Edgar Daniel Cartas Orozco de Santa María Mixtequilla, con la canción “Oaxaca en Primavera” (Tercer Lugar).

Jurado calificador:

  • José Hinojosa Martínez
  • Juan Nelson Enrique Rosas
  • Gustavo Pineda Díaz
  • Florentino Toledo de la Paz
  • Gustavo Álvarez Villalobos

El concurso destacó el talento y la creatividad de los compositores de la región, promoviendo la riqueza cultural y musical de Oaxaca. Las composiciones ganadoras reflejan el orgullo y la diversidad de la identidad oaxaqueña, resonando con la belleza y la historia de la tierra zapoteca.

Continuar leyendo

Tendencia